Alfombras 

Alfombras marroquíes de las tribus Bereberes. 


Alfombras tejidas a mano, nudo a nudo, según la tradición y técnica bereber.

La fabricación de alfombras una de las actividades artesanales más importantes del país, siendo tejidas principalmente por mujeres rurales, bereberes de las montañas. La cultura de la alfombra está muy arraigada en Marruecos junto a su valor, que no pasa con el tiempo y por ser un elemento muy usado para cubrir el suelo de los hogares.

Las más cotizadas están hechas con lanas de corderos de menos de un año de edad. La lana se hila a mano, atadas con nudos y son producidas en pequeñas cooperativas.

La mujer tejedora  ha acumulado, a lo largo de los años, un conocimiento artístico transmitido de generación en generación. Esta misma mujer artista-tejedora, que lleva consigo un caldo de creatividad innata y espontánea, pasa días y noches tejiendo para seguir siendo la guardiana de nuestras tradiciones. Porque al tejer sus obras de arte, ella cuenta cuentos y transmite su cultura a sus hijos.

Al aprender a hacer alfombras, no solamente se enseña sobre la forma de tejer, sino también sobre las escalas de color y motivos decorativos para replicarlos.

Cada tribu o familia tiene sus propios diseños y modelos.

Cada tejedor/a añade su propia imaginación, de manera que cada alfombra es una creación única.

Los modelos se diferencian dependiendo de la tribu que la teja.

Subcategorías

Alfombra Bereber Azilal

Alfombra Bereber Azilal

Las alfombras artesanales de nudocreatividad bereber Azilal. Son tejidas en la actual provincia marroquí de Azilal, una área montañosa ubicada entre el alto y mefio Atlas. Para su elaboración se emplea lana de oveja y entre los últimos treinta o cuarenta años se ha ido incorporando otras fibras. El nudo suele ser simétrico sobre dos hilos y en ocasiones, también se emplea el nudo bereber para alfombras de un grosor medio.  En todo caso los resultados son artesanalmente, espectaculares.

Se tintan con pigmentos naturales provenientes de henna, índigo, madera o azafrán.

Las alfombras son unas obras de arte que se hacen de una forma artesanal, es decir, a mano con lana de oveja 100% natural en simples telares verticales u horizontales colocados en el suelo.

Las alfombras deben limpiarse cada 6 a 12 meses, con limpieza en seco para no dañar las fibras, suelen durar mucho visto que se hacen con la intención del uso diario.

Hoy en día, las alfombras se utilizan en el salón, el comedor o las habitaciones. En cuanto al diseño, se hace en el fondo rectangular, con diseños geométricos, no obstante, estos pueden ser variados.

El proceso de fabricación de las alfombras bereberes por ejemplo empieza por la búsqueda de la lana, por esta razón, se esquilan las ovejas de las montañas.

Luego, se lava y se frota bien visto que tiene aceites naturales que hay que eliminar antes de empezar con el entrelazado.

El trabajo se hace a mano empezando con hilar la lana. Se doblan las fibras de la lana hasta obtener un hilo con la solidez y el espesor deseados que ayudarán para seguir en la etapa siguiente del tejido.

Se comienza el anulado de la lana, las alfombras se tejen con una pequeña trama entre los nudos, para desarrollar su densidad.

Al finalizar la alfombra, la lana se tiñe con tintes naturales para obtener colores vivos.

El tejido de la alfombra puede durar muchos meses, visto que el proceso del tejido toma mucho tiempo.

Para estar seguros del nivel de suavidad deseado, el lavado y secado de la alfombra se repite muchas veces.

El último paso es dejar la alfombra secarse al sol de forma natural antes de llevarla al mercado para venderla o mandarla directamente al cliente que la haya pedido con antelación.

Alfombra Bereber Boucherouite

Alfombra Bereber Boucherouite

Alfombra artesanal de nudo bereber Boucherouite de la zona del Alto Atlas y áreas vecinas en Marruecos. Las alfombras de este origen destacan por el uso de materiales reutilizados.  La decoración da lugar a colores vivos. 

Se tintan con pigmentos naturales provenientes de henna, índigo, madera o azafrán.

Las alfombras son unas obras de arte que se hacen de una forma artesanal, es decir, a mano con lana de oveja 100% natural en simples telares verticales u horizontales colocados en el suelo.

Las alfombras deben limpiarse cada 6 a 12 meses, con limpieza en seco para no dañar las fibras, suelen durar mucho visto que se hacen con la intención del uso diario.

Hoy en día, las alfombras se utilizan en el salón, el comedor o las habitaciones. En cuanto al diseño, se hace en el fondo rectangular, con diseños geométricos, no obstante, estos pueden ser variados.

El proceso de fabricación de las alfombras bereberes por ejemplo empieza por la búsqueda de la lana, por esta razón, se esquilan las ovejas de las montañas.

Luego, se lava y se frota bien visto que tiene aceites naturales que hay que eliminar antes de empezar con el entrelazado.

El trabajo se hace a mano empezando con hilar la lana. Se doblan las fibras de la lana hasta obtener un hilo con la solidez y el espesor deseados que ayudarán para seguir en la etapa siguiente del tejido.

Se comienza el anulado de la lana, las alfombras se tejen con una pequeña trama entre los nudos, para desarrollar su densidad.

Al finalizar la alfombra, la lana se tiñe con tintes naturales para obtener colores vivos.

El tejido de la alfombra puede durar muchos meses, visto que el proceso del tejido toma mucho tiempo.

Para estar seguros del nivel de suavidad deseado, el lavado y secado de la alfombra se repite muchas veces.

El último paso es dejar la alfombra secarse al sol de forma natural antes de llevarla al mercado para venderla o mandarla directamente al cliente que la haya pedido con antelación.